"Pescao Chiguire"


Cuando mi prima Xiomara pisaba la adolescencia, mi tía la mandó en plena semana santa a comprar chiguire a la pescadería, mi prima, coqueta y pispireta, le dijo al pescadero: "señor, por favor, me da dos kilos de pescao chiguire". Esa anécdota-chiste es un clásico en mi familia y sale a relucir inevitablemente, o en semana santa o entre vodkas de reunión familiar. Xiomara es mi compinche, mi hermana del alma, con ella descubrí el encanto del cumaco y me enseñó a bailar tambor como si hubiera nacido en Chuao; aunque es mi prima mayor, por un efecto "Dorian Gray" que suele ocurrirles a las mujeres de mi familia, ella terminará por tener unos cuantos años menos que yo tarde o temprano.
Xiomara en la época del "Pescao Chiguire"

Ayer no sólo visité a Xiomara, sino que comí chiguire en un delicioso formato.

En Maracay, en la urbanización El Limón, subiendo como quien va a Ocumare, luego del puentecito a mano derecha, se encuentra el paraíso de los empanadívoros y tiene el curioso nombre de "Pipo Burger", supongo que a horas nocturnas se dedican a la bala fría en cuestión, pero en las mañana venden las más deliciosas e ingeniosas empanadas de Maracay. No sólo tienen rellenos como chiguire, mariscos, carne mechada con queso guayanés o queso con tajadas, sino que la masa es dulce y las chicas que se encargan de hacerlas y venderlas (Alicia Alonzo, Yuly y Erika Valdez) son un encanto.


Pipo Burguer y sus empanadas maravillosas












P.D:¿Saben por qué el tambor se baila con un pie en punta? La explicación me la dió mi primo Héctor (otro que baila y canta como si hubiera nacido debajo de una mata de cacao en Chuao) quien se mudó a Washington y fundó junto a otros venezolanos nostágicos un grupo de tambor que no tiene nada que envidiarle a los más autóctonos. Resulta que este baile nació con un grillete en un pié, el grillete que "inmovilizaba" a los esclavos, por eso, se baila con un pié como si tuviera un peso, como si no pudiera moverse.

1 probaron y opinaron:

Lena dijo...

Qué cerca me suena todo eso, Karina...

No como pescado chigüire, pero cumaco y tambores....no sabes cuánto!!!!

Un beso!