Cuentos gastronómicos (si!!! de nuevo!!!) y poesía en La Clef

El 24 de Junio mi amiga Arlenis Olivero me invitó a su restaurant La Clef y lo convirtió en auditorio para leer mis cuentos gastronómicos y escuchar la voz maravillosa de Aury Tovar. Como la experiencia fue tan linda, nos divertimos tanto y a la gente le encantó, vamos por la segunda.
El próximo sábado 2 de Agosto, Cuentos Gastronómicos, por esta servidora y Recital de Poesía con María Vazquez Benarroch, Edda Armas, Jason Maldonado y Rafael Urdaneta. Además, degustación de vinos Luis Alegre.
La velada estará deliciosa y nada mejor que pasar la noche del sábado entre amigos, buenos vinos, cuentos y poesía.
La Clef queda en el C.C Terraza de La Lagunita, Nivel 3.
Tlf: (0212) 424.98.08.

8 probaron y opinaron:

Hugo Marichales dijo...

Querida Karina.

Esta breve nota es para saludarte y además agradecerte esta amistad virtual, que espero formalizar personalmente algún día. Me encanta y es un honor (¡gracias por la deferencia!) estar en tu blog donde encuentro tanta cosa interesante y apetitosa, así como haber servido de puente para que por lo menos una muy especial amiga, Maya, preciosa ecuatoriana, haya encontrado tu blog a través del mío y ahora te visite con alguna frecuencia.

Deseo de corazón poder estar presente en alguna de las futuras lecturas de cuentos gastronómicos, ojalá vengan muchas más y coincida alguna con una próxima visita mía a Venezuela.

Después de saludar por tu intermedio también a Reinaldo, quiero dejarte una pregunta culinaria que me persigue hace ya algunos años, sobre nuestro popular “cachito de jamón”. No conozco muchos países, pero aficionado que soy de las panaderías, en aquellos lugares fuera de Venezuela en donde he tenido la suerte de estar, he buscado algo similar, sin suerte. ¿Es el “cachito de jamón” una creación venezolana?

Karina, recibe una generosa ración de besos y abrazos.

Como siempre…


Hugo Rafael
(El Cuentador)

reyan dijo...

Hola Hugo:

Apreciado hermano te escribe Reinaldo, por fin me decidi a opinar.
Karina me pidió, como parte de mi entrenamiento, que te agradeciera tu comentario y bañada en agua de rosas se dirige en este momento a dar clases de cocina, lo que mas le gusta.

Pronto escribiré en el tuyo.

Abrazos

Reinaldo

Karina Pugh Briceño dijo...

Querido Hugo, gracias por tu visita y tus palabras. No tienes idea de cuanto disfruto tu blog, sobre todo cuando dejas salir a Esquizo, personaje preferido de toda la blogósfera. Me honras con tu visita.

Vendrán más lecturas de cuentos gastronómicos(porque resulta que a la gente le encanta) espero que una coincida con una visita a tu pais... A propósito,¿cuándo vienen?

Tus suspiros por los cachitos son compartidos por todos los venezolanos que desayunan fuera de la patria. Sus orígenes son inciertos, unos dicen que lo trajo Pietroluchi Pancaldi, panadero italiano de mediados del siglo pasado cuya panadería "La Lusiteña" quedaba en Quinta Crespo. Otro dicen que es una versión cotidiana del refinado (y más costoso) pan de jamón. Otros que fueron los portugueses(primeros panaderos "industriales" en Venezuela) los que crearon el cachito. El asunto es que no se consigue en otros lados del mundo como una pieza de panadería autóctona. La gente de Don Pan en Miami, llevó la panadería criolla al norte y los venezolanos hacen cola para desayunarse con su cachito y su marrón claro.

Hugo, prometo buscarte una receta magnífica de cachito de jamón para que en los parises calmes tu nostalgia (y te ganes unos puntos) con una bandeja de dorados y perfumados cachitos.

Cariños

P.D:Lograste lo que nadie: Que Reinaldo venciera su natural animadversión a las dificultades que se encuentran en la red y comentara aquí para saludarte.

Hugo Marichales dijo...

Queridos Reinaldo y Karina. Un gran saludo a ambos.

Gracias, Karina, por querer a El Cuentador. He de decir que “Esquizo El Cocinero” está inspirado en un trabajo que leí hace mucho, de Otrova Gomas, que si mal no recuerdo, se llama “Amor Gastronómico”. Nuevas cosas de nuestro esquizoide personaje, ciertamente la estrella del blog, vienen en camino.

Me alegra que Reinaldo esté intentando por fin aventuras en Internet; así se hace. No se nos quede atrás en este medio, mi amigo, mire que cada día la brecha es mayor para quienes se resisten.

Respecto de mi consulta sobre el cachito de jamón, había escuchado la historia de Pancaldi, aunque entiendo que es un cuento, una cosa inventada por picardía, sin mala intención. En cualquier caso la historia hace honor a nuestros inmigrantes, que tanto han contribuido con Venezuela; si el pan de jamón y su probable hijo, nuestro popular cachito, son producto del mestizaje reciente, !mejor todavía!

De mi próxima ida a Venezuela; espero que sea este mismo año, en Diciembre a más tardar. Cuando sepa con mayor precisión, les haré saber. Mientras tanto, esperaré entonces la receta del cachito, a ver qué tal.

Un abrazo especial (porque además está lleno de especias) para los dos.

Como siempre...


Hugo Rafael

Ivette Franchi dijo...

Quiero ir... pero mis compromisos en Maracaibo no me dejan... A veces pienso que si viviera en Caracas seria otra mi historia, pero Maracaibo es tan importante para mi que me cuesta despegarme... ya los escuchare, y sueño con que algun dia los hagamos aqui y conjuntamente con los vinos comamos, mandocas, patacones y yoyos... Toda mi Unidad...

Oriol Serra Nadal dijo...

Querida Karina,
No olvidé mi compromiso verbal contigo, no tuve la oportunidad de visitar librerias en esa semana, regreso sobre el 20 de agosto y lo tengo en mi agenda. Te informaré si encuentro el libro,
un beso,
Oriol

J. L. Maldonado dijo...

Saludos Karina, fue todo un gusto compartir contigo en La Clef, geniales tus cuentos gastronómicos. Un abrazo.

Karina Pugh Briceño dijo...

Saludos Jason!!!!!

Digo lo mismo, un placer enorme haber disfrutado de la compañía y los bellos poemas.

Que se repita!!!!!