Adiós, Sandro


Mi tía y mi mamá estaban enamoradas de Sandro, en consecuencia yo también. Siempre me impresionó su histrionismo y esa voz, como nacida en el centro de la tierra. Pudo fundir la sexualidad sin eufemismos que brotaba de sus poros con el refinamiento de su interpretación. Cuando cruzó los cuarenta se incrementó su hermosura. Como en un vino fino, Sandro, Roberto Sánchez, se expresó en todo su esplendor en la madurez y aunque cantara esa música dulzona que llaman ¨romántica¨ la fuerza inaudita de su masculinidad estremecía a cualquier escenario.

Hoy lo lloro como su hubiera tenido veinte años al verlo por primera vez y creo que la razón es que descubrí la belleza de los hombres a partir de él. Supongo que si existe un más allá lo recibirán con la felicidad de quienes reciben a una fiesta, a un prodigio, un ángel lujurioso que hizo felices a millones de mujeres sin tocarles un pelo.


5 probaron y opinaron:

Johana L. dijo...

amiga, bien sabes que siempre leo todo lo que tienes a bien escribir en tu blog... hoy estoy convencida, conociendo bien tu estilo y tu escritura que este posting de hoy, sin animo de sonar pretenciosa por conocerte tanto, lo escribiste enguajandote las lagrimas con el dorso de la mano, sé que las teclas de tu computadora quedaron mojadas de la emoción que te dió esta triste noticia. Yo necesito una montaña de chocolate de 73% para ver si me vuelve el color a la cara, se me fue el canela con las lagrimas de fan enamorada
cariños!
Joh

Karina Pugh Briceño dijo...

Johanna queridísima, cuánta compañía y consuelo encuentro en tus palabras. Es como si se me hubiera muerto un novio antiguo, un noviazgo unidireccional, pero noviazgo al fin.
Gracias, cariño.

Euroactiva dijo...

Hola, queria invitarte a que agregues tu blog a planetavenezuela.com.ve
es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego

facebook2facebook dijo...

hola primera vez que escribo en este blogs siempre lo sigo pero nunca escribia.
Les cuento que soy hombre y desde niño escuchaba a varias de mis hermanas suspirar por sandro y poco a poco lo fui escuchando y como buen fanatico de la musica. aun hoy lo escuchaba y revaloraba lo maravilloso de su arte... saludos y seguire

Karina Pugh Briceño dijo...

facebook2facebook, muchísimas gracias por seguir mi blog y por hacer tu bello comentario. El arte de Sandro era maravilloso, su talento unido a su buena índole era irresistible.

Cariñosos saludos para ti y sé siempre bienvenido!