La alta cocina y la escatología.

Tendrá que ver la cocina más importante del mundo con los actos escatológicos de todos los seres humanos? (al menos de todos los sanos)... Pues sí.

Mi súper héroe Santi Santamaría, el primero (y tal vez el único) que habló de una ética del gusto, que llevó los productos de su Catalunya a niveles de sofisticación y honestidad sorprendentes, el autodidacta que sólo ha trabajado en su Racó de Can Fabes y que tiene 3 estrellas Michelín, el que tiene la voz pedregosa y el verbo incendiario, ha dicho:

Y lo dijo nada más y nada menos que en Madrid Fusión.

No es encantador? No es precisamente lo que debe decir una autoridad como él ante el avance inminente de tanta espumita, airecito, soplidito y ventolera ? Hace años que Ferrán Adriá no hace una espuma y todavía la gente está pegada reproduciéndolas creyendo que es el último grito y mirando la cocina tradicional con desdén.

Afortunadamente, en las más agudas cumbres de la altísima cocina, hay gente sensata que nos recuerda que lo único que deberíamos hacer los cocineros es respetar la materia prima, trabajar con honestidad y encontrar la felicidad brindándosela a los comensales.

1 probaron y opinaron:

Consuelo dijo...

Cocinar con honestidad¡ Lo mejor.
Pero aun mas importante es comer con honestidad, ahora que la cocina es un tema snob, estan de modas taaaantas cosas y pretenden muchos olvidar el conuco, la versatilidad de nuestra tierra, lo bondadosa de nuestra latitud.

Tenemos tanto para ser sinceros en la cocina, yo que no salgo de una Taguara encuentro en ellas, mas sensatez, mas claridad de sabores... mas cocina.

Es mi humilde opinión. Por ello aseguro que son pocas las estrellas que tiene tan insigne cocinero, porque su sinceridad hace falta en el mundo gastronòmico¡

Saludos