Cambao Todo Pescao

Cuando me atacan las ganas de comer pescado frito con tostón y ensalada, me tengo que preparar para la cola inevitable de la trocha y el calorón del mosquero en La Guaira. Cuando llego a Caracas siento como que hice una travesía para comerme ese manjar, que prefiero a cualquier exquisitez y que me hace pasar por esa odisea.

Pero este sábado Reinaldo y yo fuimos a Maracay y nos encontramos con nuestra prima amada y compinche de aventuras Xiomara, quien nos llevó al palacio de la comida de la costa aragueña “Cambao todo Pescao”.

Cambao (Jorge Delgado) es lo que podemos llamar un “bachaco”, un hombre enorme del
color de un marrón claro con espuma y con los ojos “rayaos”. Es amigo de Xiomara desde hace mucho tiempo, nació en Ocumare de la Costa y tiene el oficio de cocinero en las manos y el corazón.

Cuando mi tía estuvo en su terrible tratamiento de quimioterapia, Xiomara la llevaba allá y Cambao le daba su famosa “Fosforera” de regalo para que se curara. María Constanza, el retoño más pequeño de Xiomara, adora a Cambao, pues intercambian recetas mientras él le prepara aguja a la plancha con mantequilla de ajo y perejil que María Constanza devora feliz por la ausencia de espinas.

Yo pedí un pargo frito y Xiomara y Reinaldo aguja, mientras nos traían maltas para mitigar el calor.
Cambao estaba en la cocina, abierta a cualquier ojo curioso, ocupadísimo porque su restaurant siempre está lleno. Cuando llegó la comida acompañada por un picante delicioso, hicimos silencio, tanto sabor era incompatible con charla; devoramos cada quien su plato con cara de estúpida felicidad.
La ausencia de mayonesa y en sustitución un buen aderezo con perejil hace de su ensalada una maravilla; los tostones, crujientes y sabrosos, bañados por una lluvia de queso blanco y el pescado frito perfecto y delicioso constituyeron una experiencia de felicidad absoluta.

Cuando se desocupa, Cambao se acerca, le da un beso en la frente a Xiomara y suelta la lengua, parece que nos conociéramos de siempre. Se instala en nuestra mesa y come el cazabe que queda en la cesta. Nos cuenta de su empresa familiar, de lo duro que es mantener un negocio a pesar de su éxito, de su mamá que es una repostera sin prejuicios capaz de hacer quesillo de cuanta cosa se le atraviese por delante “Hace quesillo de pira, de yuca, de calabacín, de cualquier cosa” nos dice.

Su abuelo le decía “Cambaíto, malo es no tener dinero, aprenda a hacer de todo en esta vida por eso yo soy todero y nunca me ha faltado el dinero”. De su abuela nos cuenta “arrecha es mi Guagua, que fuma con la candela pa´ dentro y con un poquito de cebolla, ají dulce y un si ni no de sal hace un pollo que te deja feliz” Con ojos de encantador de serpiente oye mi sugerencia de hacerse millonario si lleva su restaurant a Caracas y dice “yo prefiero la tranquilidad a todo el dinero del mundo, no me gusta la ciudad”

Ni modo, habrá que visitar a Cambao a Maracay cuando tengamos esas ganas irreprimibles de comer pescado frito, porque el viaje vale la pena.
Datos: El laborioso Cambao trabaja todos los días y su restaurant está en la Av Miranda Oeste, Urb. La Romana # 7 en la Calurosa Maracay, Edo. Aragua. Telef: 0414 345 54 79

4 probaron y opinaron:

Monique! dijo...

Buen dato!

Benedetto dijo...

Hola Karina!

Tiempìsimo sin pasarme por tu rinconcito!

Buenìsimo tu dato,

Muchos cariños y recuerdos con Maracay; no me perderè la visita a este lugar cuando pase nuevo...

Saludos:::

Emily dijo...

Em
Hola! tiempo sin pasar por aca, Te tengo un regalo, por si no conocías esta web:
http://www.opensourcefood.com/
que la sabores !

Emily dijo...

hola!
Otra recomendación;
http://www.cheeef.com/