Al pan pan y al vino vino

Para Rey en su cumpleaños

Yo llamo a las cosas por su nombre. Al amor lo llamo amor y no uso eufemismos. Aunque, de vez en cuando, el amor se me revela como miel
fresca que besa a las crepes humeantes, como un soufflé que de tanto amar se esponja y coquetea.

Yo llamo a todas las cosas por su nombre. Pero a veces cuando te digo que te quiero, mi boca se transforma en un manantial de almíbar de azahar, otras veces en cristales de manzana y otras en pedacitos de melcocha de la infancia.

A mi me gusta llamar a cada cosa por su nombre, pero también me encanta bailar sobre las palabras que digo. Me gusta decir las palabras lentamente para que se vayan convirtiendo en seda que te abraza y te cobija, que te cubre y te protege.

Yo suelo darle a cada cosa su nombre, pero también sé que un pan es mucho más que una masa levada y horneada, sé que es el alimento de nuestro día a día; así como sé que tú eres el alimento de mis días, el perfume de mi alma.

3 probaron y opinaron:

victor_marin dijo...

Delicioso poema Karina. La verdad es que disfruto mucho cuando mezclas a la cocina con los sentimientos.

Qué sabroso es amar saboreando!

Un abrazo

Anónimo dijo...

A ese Rey que te hace cocinar, amar y escribir ¡FELICITACIONES!

Jesús Nieves Montero dijo...

interesante texto, karina. para mí es un placer tenerlas a tu madre y a ti en nuestro taller.

también he quedado muy agradado con el blog sobre adopción.

cariños y nos vemos el viernes

jesus